Categorías
Meditación

La energía de los alimentos

No es ningún secreto que el sistema digestivo tiene neuronas y por ello es conocido como el segundo cerebro. Los alimentos contribuyen a la producción de neurotransmisores, influyendo en la conducta y, por consiguiente, en tu evolución. Resumiendo, tu realidad depende en gran medida de los alimentos que ingieres.

Lo puedes leer o escuchar, como quieras:

Lo que sucede en el aparato digestivo influye en las emociones y las emociones influyen en el aparato digestivo, puesto que la interconexión es en ambas direcciones. Si las bacterias intestinales condicionan la personalidad, variar la flora intestinal puede variar la conducta. Los alimentos son el combustible que hace funcionar al cuerpo, que es tu vehículo para experimentar la vida en este plano de la existencia.

En el universo todo es energía y los alimentos, también. Dependiendo del tipo de alimentos que ingieras, puedes disminuir tu energía influyendo negativamente en tu estado de ánimo o elevar tu energía influyendo positivamente. Tú creas tu realidad, ya que una misma situación la abordarás diferente en función de cómo te sientas en ese momento. Por lo general, cuando te encuentras con el estado de ánimo bajo es difícil ver los aspectos positivos de los acontecimientos, mientras que cuando te encuentras con el ánimo elevado, todo se vuelve más sencillo y satisfactorio.

Las elecciones que vas tomando a lo largo de la vida no son únicamente racionales, sino también emocionales. Cada decisión que tomas está interconectada con decisiones pasadas, presentes y generará unos resultados futuros. La calidad de las decisiones influirá en la calidad de los resultados, por lo que quizá convenga disponer del mejor estado de ánimo posible para tomar las mejores decisiones. Sabiendo que hay alimentos que te hacen sentir mal y alimentos que te hacen sentir bien, puedes cambiar tus emociones, sentimientos y percepción de la realidad, simplemente modificando tu alimentación.

Aquellos alimentos creados para producir una satisfacción inmediata, generalmente tienden al lado inarmónico, pues suelen estar pensados para generar un consumo compulsivo. Se convierten en una espiral, ofreciéndote una sensación efímera de bienestar, para luego desplegar su influencia negativa, que probablemente te motivará a volver a buscar esa sensación efímera de bienestar.

Si restas valor a los alimentos con los que ha de funcionar tu cuerpo, le estás restando valor y capacidad a tu propio cuerpo y, por consiguiente, a tu experiencia en esta vida. Tratar algo con desconsideración es conocido como maltrato, y el maltrato a uno mismo es el origen de todos los maltratos. Aquello que te permites que te suceda, también se lo permites a los demás. Tu vida y tu cuerpo están en tus manos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s