Categorías
Astrología

Iniciación en Astrología

Observando al Sol y a la Luna aprendimos sobre cultivos y mareas, conocimiento y aprendizaje que nacen de la observación. Pero como dicho aprendizaje toma en consideración dos astros, concretamente las dos luminarias, lo convierte automáticamente en Astrología.

Lo puedes leer o escuchar, como quieras:

La Astrología es el estudio de la posición y del movimiento de los astros para conocer su influencia sobre la vida en la Tierra. El universo está vivo y todo es energía. No es el Sol el único que la envía, cada astro es diferente e interactúan emitiéndolas continuamente. Esas energías llegan a la Tierra y, nosotros como integrantes del conjunto, las captamos.

Uno de los principales usos de la Astrología es la carta astral natal, una “fotografía” de la posición de los cuerpos celestes en el preciso momento de tu nacimiento. Es básicamente tu mapa o, mejor dicho, tu guión. Solo necesitas 3 cosas: tu fecha de nacimiento, el lugar de nacimiento y una web que calcule cartas astrales. Tu fecha y lugar nacimiento probablemente ya los tengas, pero necesitas la hora porque conocerla sirve para establecer las casas astrológicas. Si no conoces la hora, ni tampoco puedes recuperarla, no te preocupes puesto que seguirás disponiendo de algo información para que guíes tu propia evolución.

Suponiendo que has hecho una pausa y has buscado tu carta astral natal, es el momento de hablar de la carta en sí. Una carta astral se compone, entre otras cosas, de planetas, signos, casas y las interacciones que se producen entre ellos. Simplificando mucho, los planetas son qué, los signos cómo y las casas dónde. A día de hoy, se consideran 10 planetas, 12 signos y 12 casas. El universo es eficiente al máximo, por lo que cada planeta, signo y casa tienen múltiples significados, pero como el foco principal es el autoconocimiento, descubriremos un lado psicológico, ya que cada planeta representa un aspecto de tu personalidad.

Sol: Consciencia, creatividad, vitalidad, propósito, individualidad, humildad, soberbia, orgullo
Luna: Emociones, imaginación, memoria, protección, sensibilidad, ilusión, pasividad, apego
Mercurio: Intelecto, expresión, destreza, razonamiento, aprendizaje, dispersión, oportunismo
Venus: Amor, erotismo, unión, valor, dulzura, sentido estético, diversión, indecisión, banalidad
Marte: Acción, iniciativa, decisión, firmeza, liderazgo, pasión, impaciencia, agresividad
Júpiter: Expansión, extroversión, generosidad, filosofía, optimismo, diversión, exageración
Saturno: Estructura, responsabilidad, voluntad, disciplina, orden, concentración, límites, pruebas
Urano: intuición, originalidad, fraternidad, desapego, independencia, rebeldía, desobediencia
Neptuno: Misticismo, trascendencia, integración, inspiración, subconsciente, fe, evasión, fantasía
Plutón: Regeneración, autotransformación, renovación, libido, pruebas, autodestrucción

Aries (fuego cardinal): acción, iniciativa, autoafirmación, liderazgo, espontaneidad, optimismo
Tauro (tierra fijo): constancia, esfuerzo, paciencia, serenidad, estabilidad, sensualidad
Géminis (aire doble): curiosidad, adaptabilidad, comunicación, aprendizaje, movilidad
Cáncer (agua cardinal): emotividad, sensibilidad, receptividad, intimidad, protección, nutrición
Leo (fuego fijo): confianza, creatividad, vitalidad, honestidad, generosidad, carisma
Virgo (tierra doble): perfeccionismo, eficiencia, análisis, precisión, servicio, perspicacia
Libra (aire cardinal): reflexión, socialización, cooperación, diplomacia, compromiso, equilibrio
Escorpio (agua fijo): profundidad sentimental, transformación, intensidad, ocultismo, sensualidad
Sagitario (fuego doble): amplitud horizontes, optimismo, ideales, generosidad, aventura, filosofía
Capricornio (tierra cardinal): organización, estructura, racionalidad, responsabilidad, tenacidad
Acuario (aire fijo): libertad, innovación, originalidad, intuición, altruismo, solidaridad, curiosidad
Piscis (agua doble): misticismo, empatía, compasión, sensibilidad, espiritualidad, imaginación

En este punto, que ya dispones de algo de información sobre planetas y signos, ya puedes comenzar con una interpretación sencilla, combinando las claves de los planetas con los signos. Las características de cada signo astrológico son también necesidades del alma. Cada energía aporta algo a la persona y a su entorno, pero al mismo tiempo cada una puede expresarse de forma armónica o inarmónica.

Por ejemplo, Aries puede expresarse como líder que da ejemplo o como déspota que abusa de autoridad. Aunque el libre albedrío te permite elegir hacia qué lado quieres inclinar tu comportamiento, como aquello que mandas también te viene de vuelta, la gracia está en que eleves tu propia energía y eso elevará la de tu entorno como lógica consecuencia.

Las casas astrológicas son otra pieza importante del puzzle, puesto que las facetas de la personalidad, así como las habilidades y necesidades, se manifestarán con mayor intensidad en las áreas de tu vida correspondientes con las casas donde estén presentes los planetas y, en menor medida, donde sean regentes, que esto ya lo hablaremos.

I: personalidad, conductas y exteriorización del yo
II: recursos, ya sean materiales, intelectuales o habilidades, valor, gestión de recursos propios
III: entorno, hermanos, estudios, capacidades comunicativas, curiosidad, viajes cortos
IV: hogar, familia, infancia, raíces, tradiciones, intimidad, vejez
V: creatividad, expresión, noviazgos, erotismo, ocio, aficiones, hijos, niños, riesgo
VI: obligaciones cotidianas, trabajo, salud, enfermedades leves, servicio, gestión del tiempo
VII: compromiso, cooperación, asociaciones, matrimonio, enemigos declarados, pleitos
VIII: recursos comunes, pruebas, transformación, sexualidad, inestabilidad, misterio, oculto
IX: filosofía, ideales, espiritualidad, estudios superiores, viajes largos, extranjero
X: realización social, vocación, identidad profesional, aportación sociedad, aspiración, autoridad
XI: amistades, proyectos, aficiones intelectuales, grupos afines, integración, trabajo en equipo
XII: karma, subconsciente, espiritualidad, servicio desinteresado, enfermedades graves, retiro

La Casa I es también conocida como Ascendente (AC), la Casa IV Fondo del Cielo (FC), la Casa VII Descendente (DC) y la Casa X Medio Cielo (MC).

De los cuatro elementos básicos que componen una carta astral, falta por hablar de los aspectos astrológicos, que son las interacciones que se producen entre ellos. Como se trata de bastante información y también habría que comentar otros elementos esenciales como los Nodos lunares y Quirón, lo dejaremos aquí de momento. Así, puedes asimilar la información y comprobar con tu propio comportamiento qué energías dispones y con qué intensidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s